martes, 17 de junio de 2008

Vísperas

El sonido del atabal en la iglesia siempre nos ha hecho vibrar. A los forasteros, a unos les impresiona, a otros les asusta. A los de Castrillo, nos hace sentir, nos trae emociones, recuerdos ... Qué os voy a decir...

2 comentarios:

Josete dijo...

Con tu permiso y visto la gran información que poses de vuestra fascinante fiesta, incluyo tu blog como información en la misma entrada.
Saludos y gracias

Santi dijo...

Con tu permiso, instalo un enlace en mi blog con el tuyo.
Un saludo.